Tu cara me suena

Marca personal

Algunos piensan que es preferible no incluir una foto personal en el curriculum vitae (CV). “Todos nos guiamos por la primera impresión y, si se forja una idea negativa antes de haber hablado contigo, puedes perder una oportunidad”, explican.

No estoy seguro de que estén en lo cierto, pero lo que sí es seguro es que debemos incluir nuestra imagen en las redes sociales, particularmente en Linkedin, una red especializada en el networking online. ¿Por qué.

Mientras que el objetivo del CV es despertar el interés en el empleador para mantener  una entrevista personal, en la Red 2.0 (la Web actual) construimos nuestra identidad a partir de los perfiles y lo que publicamos en nuestras páginas. “El curriculum se ha convertido en un convencionalismo (…), mientras que la presencia en la web social suele resultar mucho más transparente”, afirma Enrique Dans. http://bit.ly/KsKokp.

Es lo que se denomina Personal Branding o construir nuestra identidad en la Red.  Para ello, tan importante es lo que decimos en las redes sociales como lo que dicen nuestros perfiles de nosotros mismos. La Red se ha convertido en un gran punto de encuentro en el que conocidos y extraños comentan sus preocupaciones. Y en estos encuentros, la imagen (la foto) cuenta mucho.

Pero, ¿vale cualquier foto? No.

Qué foto poner

Oscar del Santo (@OscarD) explica en un artículo sobre Twitter la importancia de elegir bien la foto del ‘avatar’.   http://bit.ly/KfSKMW.

En su opinión, una foto debe contener los siguientes elementos: Consistencia (emplear un número reducido de fotos, pero de calidad), Trasfondo (la foto, por sí misma, debe destacar los puntos fuertes de la persona), Evolución (debe evolucionar, igual que evolucionamos nosotros), Autocrítica (el autor debe recibir feed back y aceptar las críticas).

Personalmente, yo añadiría una característica: coherencia con la imagen que queremos transmitir de nosotros mismos. Una foto explica tanto como mil palabras y mil palabras explican una foto, pero en nuestro perfil, foto y texto deben ir coordinados. Por tanto, debemos medir muy bien qué queremos decir de nosotros en nuestro texto y qué dice de nosotros nuestra foto.

En SocialBlaBla (@SocialBlaBla) recuerdan que la foto define nuestra estrategia laboral y debemos de mantener la coherencia en todas las redes sociales. ¡Cuidado! -avisan- “Ni todo Linkedin es profesional, ni todo Facebook es personal. Por ello, estés registrado en dos, tres o cuatro redes sociales, es aconsejable mantener cierta coherencia entre tus diferentes perfiles”

 http://bit.ly/1dEZTTD.

Medir el espacio

Basta repasar los perfiles de linkedin para ver que no siempre es así. El espacio que reserva linkedin para la foto es bastante reducido (nada que ver con otras redes, como About.me, que sobre todo destacan la imagen). Esto nos obliga a elegir entre una foto de medio plano, un primer plano o, incluso, un primerísimo plano.

El primer plano tiene la ventaja de que muestra claramente la cara y refleja nuestra principal característica: agresivos, tímidos, innovadores, clásicos, aburridos, ‘chulos’… Por su parte, en el medio plano, nuestra imagen se contextualiza con el entorno y éste añade información. En este sentido, el dónde (nos hemos hecho la foto) vale tanto como el cómo (qué somos, dónde queremos estar y cómo queremos que nos vean).

Yo, cuando hay que hacer un retrato, siempre pido lo mismo: Seduce al foco.

Qué nos retrata

Amaya Terrón (@AmayaTerron), psicóloga, desgrana las características que definen nuestra personalidad en una foto. http://bit.ly/19bPKus (Más información en el audio de una entrevista en Matins en Xarxa .

Aún a riesgo de que la generalización conlleva equivocaciones, estos son algunos elementos que influyen en nuestra imagen pública:

  • Mostrar el rostro sin retoques: Implica estar seguros de si mismo, aunque en algunos casos, pueden ser potencialmente egocéntricos.
  • Rostro parcialmente girado: Se muestran, pero son algo reservados.
  • Taparse con un objetivo: Sólo quieren ser percibidos por lo que muestran.
  • Fotos retocadas, montajes en blanco y negro: Intentan mejorar su imagen. Están condicionados por los demás.
  • Funden su foto con el paisaje: Quieren enlazar su personalidad con la imagen. No son egocéntricos
  • Fundidos con el paisaje, pero alejados: Intentan disimular, ocultar.
  • Caras con gestos muy emocionales: Intentan parecer naturales, quieren dar la imagen de que no les importa lo que digan de ellos.
  • Caras con frases u opiniones: Quieren decir, no te fijes por lo que soy, sino por lo que pienso.

Titiriteros

Un ejemplo pueden ser los perfiles de las páginas de entretenimiento de twitter http://bit.ly/Kg0Kxi.

En ellas tenemos varios ejemplos. Andreu Buenafuente (@Buenafuente) escudriña a través de la cámara y utiliza un fondo gris.  Esta actitud refuerza la connotación de humor y seriedad (humor inteligente), que intenta transmitir en sus programas.

Por su parte, Dani Matínez (@danimartinezweb) utiliza elementos añadidos, como una coronilla de santo encima de su cabeza, y un texto sobreimpresionado (Que no eres bueno!).

En relación a José Mota (@JoseMotatv) y Eva Hache (@eva_hache) rellenan el fondo con una imagen de monte y cielo azul, una imagen que no dice demasiado sobre su profesión, aunque quizá tenga alguna connotación con su forma de ser.

Anuncios

Acerca de Àlvar Hernández

Àlvar (Álvaro) Hernández Zorrilla. Periodista, comunicador, gestor de contenidos.
Esta entrada fue publicada en Marketing y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s